viernes, 20 de noviembre de 2015

Poniéndome al día..

Después de unos cuantos meses...

En este tiempo estuve un mes en Venezuela para visitar a los míos, luego vino el verano con sus distracciones y de vuelta en otoño, nuevos retos creativos y de otra índole.

No he dejado de crear cosas, de hecho no he parado :-), y ahora deseo retomar un poco el ritmo de las publicaciones por acá y seguir compartiendo creaturas, planes y nuevas aventuras.

En Venezuela las cosas están muy difíciles, críticas, hay una escasez alimentaria bárbara y me tocó probar mi creatividad en un terreno complicado... ¿qué comer? y ¿cómo preparar recetas comunes con los ingredientes disponibles? que a veces hay, otras veces no se consiguen o bien están muy caros .. no iba a quedarme allí lamentándome ni mucho menos despotricando, sería una actitud estéril, así que aguzé mi ingenio y me las apañé como pude, y... ¡fue genial! porque pude experimentar sabores nuevos, mezclas creativas, descubrir nuevas formas de cocinar y lo mejor: darme cuenta de cómo la creatividad se crece ante las limitaciones.

Aquí una pequeña muestra de creaturas en Venezuela:

Tortilla de patatas con mayonesa vegana casera (sin huevo)

 Magdalenas caseras (allí se les llama Ponquesitos)

 Un bote común de mermelada vale una pequeña fortuna, pero con Guayaba natural, azúcar y paciencia, se puede hacer una casera mucho más rica que la comercial.


El metro de tela para cortinas tenía unos precios escandalosos. Encontré esta cortina confeccionada a precio viejo y me la traje a casa, le hice unos apaños con la máquina....  ¡et voilà! París en mis ventanas :-)


Estos dos señores emplumados venían cada mañana a ofrecer su bello canto a nuestro patio, como no era fácil que se dejaran fotografiar, capturé su imagen en mi mente y los pinté con unos lápices de colores.


De vuelta a España, uno que otro tuneo:


Unas cajas de fresas para almacenar materiales de pintura



Encontré por 2 euros este soso bolsito de mano bicolor, pero con un tamaño ideal para portar las toallitas de papel y otras cosas pequeñas en mi bolso. 


Un trocito de puntilla, una cinta de raso y un camafeo y tengo este romántico bolsito muy al estilo de mi alterego Marie Gemignani


 Este otro bolso lleno de gatitos era una tentación por 1 euro


Con puntilla, raso, flequitos y un colgante que tenía hecho por ahi, ahora es una bolsita más fashion para llevar libros o lanas cuando salgo por ahi.


Tras la vuelta al cole, estoy empezado a aprender a pintar con acuarelas. Para ello me he hecho con algunos libros indispensables y me he apuntado a un curso local para experimentar otras técnicas creativas también. Acá algunos de los trabajos que voy haciendo por mi cuenta y en clase:








Como se puede ver, no tengo tiempo para el aburrimiento :-)

En breve más...






5 comentarios:

  1. Si que has andado entretenida!

    Desde luego, no hay como la necesidad para agudizar el ingenio!
    Las tiendas de segunda mano o de baratillo son una fuente inagotable de objetos inspiradores.
    Y me alegro mucho de que comenzaras a pintar acuarela, se te da espectacular.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias :) y sólo es una pequeña muestra ya lo sabes jejeje! Cuando me pongo con el pincel ya no paro.

      Eliminar
  2. Alucinada me tienes con tu don acuarelil y tu multiproducion creaturil genia stone!!
    Esas plumas (todas) son divinas!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Marta, estoy completamente poseída por las pinturas, me fascina este medio tan voluble , delicado y poco dado al control, pienso desarrollarlo hasta el infinito y más allá :). Las plumas me requetencantan jejeje! Ya se sabe que se me ve el plumero.

      Eliminar
  3. Alucinada me tienes con tu don acuarelil y tu multiproducion creaturil genia stone!!
    Esas plumas (todas) son divinas!!!

    ResponderEliminar