martes, 21 de abril de 2015

Escritura Creativa

Para esta semana he elegido las letras, ejercicios de escritura creativa de algunos libros que he leído, me atrae estos últimos tiempos el escribir porque sí, por apetencia, en el 99% de los casos para mi misma, porque escribir es uno de mis métodos favoritos de autoconocimiento y una buena forma de entender mi propia complejidad. 

Por tanto, no esperen obras maestras, sino más bien uno que otro desvarío de aprendiz, sin más pretensiones que el puro divertimento.

El ejercicio de hoy se titula "ME ACUERDO DE..."

Consiste en componer una especie de poema o bien una lista sin más de recuerdos, que surgirán tras el disparador de la frase "me acuerdo de.." 

Se hace sin pensar demasiado, dejando fluir los recuerdos, sin orden ni concierto, tal y como aparezcan en la mente. Se trata de hacer un homenaje a nuestro pasado, de considerarlo digno de ser recordado y crear con ello una composición de pequeños fragmentos de cotidianidad. 

Dado que todo es muy intuitivo y espontáneo, resulta muy sorprendente recordar lo que estaba sepultado en nuestra mente desde antaño. 

"El olvido está lleno de memoria"
Mario Benedetti


Recuerdos de Rita Stone



Me acuerdo del calor de la tierra en mi espalda, cuando de niña, echada sobre ella, jugaba a descubrir formas en las nubes.

Me acuerdo del olor de la colonia Jean Naté que usaba mi abuela

Me acuerdo de mis zapatitos rojos de "patente" (charol)

Me acuerdo de "los pegaditos" unos muñecos de fieltro que se pegaban a un columpio que tenía enrollada una cinta de cierre mágico (velcro), y de la cara de contento que traía mi abuelo el día que nos los trajo por sorpresa.

Me acuerdo de él, de mi abuelo, con su pierna más corta que la otra, su perenne cigarrillo en la boca y su acento francés.

Me acuerdo de mi abuela rezando el rosario todos los días sin falta a las 5 de la tarde.

Me acuerdo de mi colección de cerditos en toda clase de materiales: plástico, cerámica, tela, lanas, peluches... Junto a otra nada combinable colección de delfines en fotos, en resina, en vidrio,  en adornos..

Me acuerdo de los cachitos de jamón (cocas triangulares), que nos compraba mi padre las mañanas de domingo.

Me acuerdo de las opíparas cenas navideñas venezolanas al son de gaitas zulianas.

Me acuerdo del primer beso y el horror que me dio sentir otra lengua dentro de mi boca.

Me acuerdo de muchos otros besos posteriores muy disfrutados..... ;-p

Me acuerdo de mi colección de metras (canicas), mi propio bate, pelota y guante de Béisbol y mi ametralladora gris de luces rojas que sólo emitía sonidos.

Me acuerdo de como me encantaba, siendo niña, vestirme de mujer, ponerme los tacones y pelucas de mi madre y gastarle su maquillaje, pintándome la boca de rojo intenso y las mejillas de carmín (todavía lo hago).

Me acuerdo de mi madre sacando mi regalo de navidad del armario, creyéndome dormida. Ese día cayó la farsa del niño Jesús (Santa, Papa Nöel), pero no me traumaticé.

Me acuerdo de mis excursiones al viejo trastero de los libros olvidados de mi padre y de la montaña de polvo que acumulan.

Me acuerdo de los tirones que me daba mi madre tratando desenredar mi pelo.. (misión imposible) y que por ello me obligaba a llevar el pelo corto, para mi enorme disgusto. Ahora lo llevo muy largo en señal de rebeldía.

Me acuerdo que en el hospital me cosieron una pequeña herida abierta en la cara sin anestesia y no dije ni pío. Mi padre me dijo que era muy guapa (valiente).

Me acuerdo del uniforme azul verdoso de 1er y 2do grado del colegio y mis zapatos "pepito" (marca o estilo).

Me acuerdo de que no podía no usar el color en amarillo en todos los dibujos que hacía en el kinder. Sin amarillo, los dibujos eran muy tristes, aunque tuvieran otros colores vivos.

Me acuerdo de mi afición por la gimnasia y las piruetas de niña.

Me acuerdo de los viajes en lancha por el embalse, de la toma de muestras de agua y sedimentos, y de pasar la tarde tomando el sol...... y que por eso me pagaban :-)

Me acuerdo del primer día en el primer apartamento que habité cuando me casé y me fui de casa de mis padres, creí que nunca me acostumbraría a la rareza de ese sitio. Me acostumbré, y luego me costó un poco dejarlo.

Me acuerdo que cuando leí su nombre por primera vez en un foro, con un insolente acento sobre la A mayúscula de su segundo nombre, me enamoré.... hasta el día de hoy.

Me acuerdo perfectamente del brillo de sus limpios ojos verdes y de que entonces tenía pelo.

Me acuerdo de haber estado siempre rodeada de muchos gatos de todos los colores.

Me acuerdo de Bonnie, nuestro primer perro negro, se escapó y nunca lo recuperamos.

Me acuerdo haber llorado y reído al mismo tiempo en varias ocasiones, y lo raro y loco que se siente.

Me acuerdo de que siempre me gustó ir en bicicleta a todas partes y que ahora está en el trastero cogiendo polvo..

Me acuerdo de mi cuerpo esbelto cuando era instructora de aerobic de los 90´s .... (eso sí que es un recuerdo!) :-D

Me acuerdo de que cuando vivía con mis padres, cada cumpleaños, mi padre me despertaba por la mañana con un beso de felicitaciones, siempre quería ser el primero. De pequeña me llevaba una torta (tarta) al colegio para que la compartiera con mis compañeras.

Me acuerdo de que en el colegio, con un bolívar, me compraba dos pastelitos de queso y una cocacola para el recreo.

Me acuerdo de una canción poema gaitera que sonaba en la radio cuando el transporte me iba a recoger en casa a las 5:45 AM, aún estaba a oscuras, y yo era la primera. Tengo la canción anclada, cada vez que la oigo, me transporta a ese tiempo.

Me acuerdo de mi afición por el grupo Menudo a los 14 años y de que forré todas las paredes de mi habitación con sus fotos y afiches, sin dejar ni un espacio libre.

Me acuerdo de mi aventura en Puerto Rico para conocer a sus integrantes.

Me acuerdo de la cara de paciencia que tenía mi padre cuando nos llevaba a ver sus conciertos en la plaza de toros, y acababa rodeado de miles de niñas chillando.

Me acuerdo de un chocolate en crema llamado Ovomaltina, que venía en un tubo como los de crema dental.

Me acuerdo de comer mango verde con sal, adobo y vinagre, subida a la rama de un árbol de casa.

Me acuerdo que en mi adolescencia, mi plan favorito de las tardes era escuchar música echada en el suelo del porche de la casa.... hasta que empezaron a gustarme los chicos y con ellos, nació mi nueva afición: vacilar (tontear)

Me acuerdo de mi pedazo de fiestón por los 14 años.

Me acuerdo de los viajes en carretera con mis padres y mi hermana.

Me acuerdo de una buena y entrañable panda de compañeros universitarios, algunos de los cuales, seguimos manteniendo contacto.

Me acuerdo de la primera vez que me pusieron Internet en mi PC, ya nunca pude vivir sin ella.

Me acuerdo del perfume que usa mi padre. Lo echo de menos, pero creo que voy a verle (y olerle) muy pronto.... ;-)

A veces, por contra, no me acuerdo de comer, de hacer la cama, o de recogerme el pelo.... porque estoy inmersa en alguna actividad más atractiva....... ;-) como ahora, que se supone que tengo que irme a dormir...... Bona nit!

1 comentario:

  1. Maravilloso, Rita Stone. Me ha conmovido profundamente y me ha ayudado a conocerte un poco más, a ti y a tu Venezuela natal. Un placer leerte :-)

    ResponderEliminar